dissabte, 29 de juny de 2013

ACTES COMMEMORATIUS


ACTES COMMEMORATIUS
DEL CINQUÈ ANIVERSARI
DE LA MORT DEL BISBE JOAN CARRERA






Dissabte, 28 de setembre de 2013

Matí - Ofrena floral a la tomba on descansen les restes del Bisbe Joan Carrera.
Lloc: Cementiri de Montjuic.
Hora: 11 h. a l'entrada del cementiri

Tarda:
Inauguració de l'exposició retrospectiva "Un Ara Mateix...per sempre" , 
Presentació del llibre "El Obispo Joan Carrera, un hombre de fe"
Lloc: Parròquia de Sant Isidre
Hora: 18 h.

L'Exposició es podrà visitar del 30 de setembre al 5 d'octubre de 18 h. a 20 h.


Dijous, 3 d'octubre de 2013

19 h. Visita a l'exposició19'30 h. Inauguració dels Jardins Bisbe Joan Carrera, amb l'assistència també de l'Alcaldessa de L'Hospitalet de Llobregat Sra. Núria Marín i Martínez. 
Placa commemorativa realitzada per en Jordi Serra
20 h. Missa commemorativa del cinquè aniversari del traspàs a la casa del Pare del Bisbe Joan Carrera.
 Presidirà l'eucaristia el Cardenal Arquebisbe de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.
Lloc: Parròquia de Sant Isidre



Dissabte, 5 d'octubre de 2013

Xerrada - Col·loqui sobre la figura del Bisbe Joan Carrera des de diverses vessants: Eclesial, social, cultural, polític..., amb la participació i intervenció entre d'altres de:
- Sr. Jordi Pujol, President de la Generalitat de Catalunya 1980 - 2003
- Sr. Joaquim Ferrer, Conseller de Cultura de  Generalitat de Catalunya 1985-1988 i President de la Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat.
- Mn. Jaume Aymar. Degà de la Facultat de Filosofia de Catalunya i Director de Ràdio Estel i Catalunya Cristiana
- Sr. Ignasi Garcia Clavel, director d'Afers Religiosos de l'Ajuntament de Barcelona i president de la Fundació Escoles Parroquials de l'Arquebisbat de Barcelona.
- Sr. Arcadi Oliveres. President de Justícia i Pau.

Moderarà el col·loqui en Martí Farrero, periodista, director del programa Polièdric de Catalunya Informació

Contarem també amb l'assistència de la Regidora de Santa Eulàlia, sra. M. Ángeles Sariñena Hidalgo i  del Regidor de Cultura sr. Jaume Graells i Veguin. de l'Ajuntament de L'Hospitalet de Llobregat

Lloc: Parròquia de Sant Isidre
Hora: 18 h.


Dissabte, 19 d'octubre de 2013

Visita al Monestir de Sant Jeroni de la Murtra, on hi ha l'arxiu i el llegat personal del Bisbe Joan .

Sortida: Parròquia de Sant Isidre
Hora: 10 h.
Cal inscriure's amb anterioritat a la Parròquia de Sant Isidre del 28 de setembre al 5 d'octubre de 18 h. a 20 h. coincidint amb l'horari de l'Exposició.

dijous, 13 de juny de 2013

Un bon cristià, un gran home

El pati de l’Ateneu Barcelonès va ser l’acollidor i emblemàtic entorn de la trobada amb en Joaquim Ferrer i en Francesc Teruel. A mesura que s’anava desenvolupant la conversa, la memòria, els records i les vivències viscudes al costat del bisbe Joan prenien protagonisme i van ser-hi presents durant les gairebé dues hores que vàrem esmerçar parlant.

En Francesc recordà els primers anys en què un jove mn. Carrera va ser destinat com a rector a sant Antoni de Llefià, on l’acollí un senzill temple. De seguida es feu palesa la seva implicació social amb la gent del barri, essent testimoni quotidià de les seves precarietats que l’empenyeren a promocionar una cooperativa d’habitatges per millorar les seves necessitats i condicions de vida.

Per la seva part, en Joaquim Ferrer ens parlà de la implicació i compromís del bisbe Joan amb el seu país, Catalunya, i la seva cultura des de la seva tasca a l’Editorial Nova Terra els anys seixanta i setanta, dècades força compromeses per editar llibres en català i d’àmbit religiós, social o vinculats al món obrer.

Aquesta coneixença i empatia envers la personalitat del bisbe Joan han portat en Quim i en Francesc a escriure’n un llibre biogràfic, en el qual porten temps treballant i que esperen, finalment, publicar els primers mesos de l’any 2014.


Els membres de la Comissió Memorial Bisbe Carrera ens alegrem d’aquesta aportació literària, desitjant que vegi la llum el més aviat possible i serveixi, també, com  element enriquidor i revulsiu en el marc dels actes d’homenatge que estem preparant, dedicats al bisbe Joan Carrera.
(D'esquerra a dreta)
En Jordi Gracia, en Jesús Gandul, en Joanquim Ferrer, en Francesc Teruel i en Jordi Breu

dimarts, 4 de juny de 2013

Pinceladas sobre el Obispo Carrera

Del Obispo Joan Carrera (e.p.d) una de las cosas que más me impresionó fue su saber discernir los signos de los tiempos y actuar , con plena libertad de espíritu, en consecuencia.

Antes de venir a la parroquia de San Isidro Labrador en el año 1976 ejerció, la nada fácil en aquellos tiempos, delicada tarea de Vicario Episcopal para el mundo obrero. Así pues, con un gran bagaje humano y pastoral, aceptó ser el humilde párroco de San Isidro Labrador, junto con la escuela parroquial que debía de sacar adelante.

Mientras se enraizaba en la realidad parroquial y escolar, no dejaba de estar atento a la evolución del mundo, mirando más allá de los límites de nuestra diócesis y de Cataluña.

En la pastoral parroquial, la religiosidad popular tenía un espacio que unía diferentes tendencias y sensibilidades. No sin dificultades, era una manera de enseñar a respetarse las diversas maneras de ser y de hacer. Y de conectar con el alma y sentir popular.
Cuando otros aires soplaban dejando de lado, a veces con dureza, lo tradicional sin más, el entonces párroco de San Isidro Mn. Carrera, con toda naturalidad presidía el Vía Crucis o el Santo Rosario. O se ponía la capa pluvial azul, para las vísperas de la Inmaculada.

Seguía la tradición de tantos buenos párrocos de la diócesis que pastoreaban con afecto la feligresía a ellos encomendada, alimentándola con la sana tradición de la Iglesia, evitando rupturas innecesarias.

Recordemos que en unas épocas, y para ayudar a hacer feligresía y barrio, se crearon los “Centros Parroquiales” que eran punto de unión, encuentro y promoción de actividades culturales y recreativas.
Pasada esa necesidad y cumplida su función, la mayoría de ellos desaparecieron.

Las parroquias, junto con la promoción de la fe, ofrecieron un importante ámbito cultural donde, con un ambiente familiar, muchas personas, venidas de otras partes de España o del extranjero, recibían importantes complementos humanísticos, entre los que se encontraban los viajes y excursiones a santuarios y lugares históricos de relieve.

Hoy, en la crisis en que muchos conciudadanos se ven sumergidos, nuestro hacer pastoral debe ofrecer aquellos aspectos que ayuden a participar a todas las personas, evitando todo aquello que pueda excluir o que pueda dar la impresión de que sólo es para unos cuantos privilegiados.

El sacerdote y después obispo Joan Carrera, tuvo una especial sensibilidad en propiciar el diálogo y el entendimiento. Esto le llevó a padecer no pocas incomprensiones por parte de quienes veían en ello debilidad o falta de criterio.

Nada más lejos. Esa manera de actuar respondía, primero, a su ser sacerdotal que ponía siempre por encima de todo. A título de ejemplo, admiró, sin complejos ni miedo al qué dirán, a Juan Pablo II y vio en él el gran don que Dios hacía a su Iglesia. Después porque creía en el diálogo y en la posibilidad de cada persona de ser y hacer algo mejor.

Que no siempre acertó o que su intuición no llegó a buen fin en algunos momentos, no desmerece en absoluto de su rica personalidad y de su honestidad personal con todo el que se acercó a él.

Su rica cultura y su pensamiento, le llevó a estar muy atento al mundo que le rodeaba, contemplándolo desde su fe en Cristo, esperanzadamente. Aún en momentos difíciles o complicados, no perdía el sentido del humor, sabiendo aceptar las situaciones que le tocaban vivir. Su grandeza personal le hacía estar con la misma naturalidad y respeto con toda clase de personas, tratándolas con cercanía y afabilidad.

Sus cualidades personales y su conocimiento de la Diócesis hicieron que fuera nombrado Obispo Auxiliar del Arzobispo Ricardo M. Carles, debiendo ocuparse, además de la demarcación episcopal que tenía, de Moderar la Curia Diocesana.

Como Obispo trató de mejorar el ambiente diocesano, preocupándose por las tan necesarias vocaciones sacerdotales y los sacerdotes jóvenes. Trató de que cada sacerdote diese lo mejor de sí mismo y el respeto y el diálogo nunca le faltó. Su despacho y su corazón siempre estaba abierto, escuchando a todo el mundo y a todas las tendencias.

Consciente de las dificultades que le rodeaban y con la mente lúcida, tuvo que padecer la incomprensión de personas que no tenían su grandeza de miras. Trató siempre de no traicionar su conciencia y no guiarse por intereses ajenos a su seguimiento de Jesucristo. No dejaba de admirarse, desde su larga experiencia humana y pastoral, de las ambiciones y estilos de vida poco apropiados a seguidores del Evangelio.

Buen conversador, le gustaba preguntar y escuchar. Su trato afable y amical hacía que se crease un ambiente propicio a la apertura del corazón y a la confidencia. Fue siempre fiel amigo de sus amigos. Con todas las consecuencias.

Hoy, los trazos generales de su personalidad humana y pastoral, a los cinco años de su traspaso a la casa del Padre, siguen siendo muy válidos para nosotros.

Francisco Prieto, pbro
Rector de la Parròquia de Sant Isidre

EXPOSICIÓ A MONTSERRAT

Actes Memorial Bisbe Joan Carrera - I

Actes Memorial Bisbe Joan Carrera - II

Actes Memorial Bisbe Joan Carrera - III

Etiquetes